La angiogénesis: esa gran desconocida.

Llevo años dedicándome a la investigación básica en cáncer. Y cuando tengo que explicar a que me dedico, siempre observo las misma cara de extrañeza y desconcierto. Al hablar de la angiogénesis, es como si recitaras la ecuación de onda en coordenadas polares. Y no, la angiogénesis es el proceso de formación de nuevos vasos sanguíneos a partir de vasos preexistentes. Eso la diferencia de la vasculogénesis, que es la formación de vasos sanguíneos de novo.

La angiogénesis es muy importante en el desarrollo, y deja de serlo tanto cuando llegamos a la edad adulta a excepción de cuando te haces una herida y en el ciclo reproductivo femenino. Después también es muy importante en procesos patológicos, como en el cáncer y en retinopatía diabética (una enfermedad en la que existe una proliferación exagerada de los vasos sanguíneos del ojo, que acaba provocando ceguera), entre otros.

¿Y por que es tan importante en el cáncer? El Dr Judah Folkman postuló en el año 1971 que los tumores dependían de la angiogénesis. Un tumor para crecer necesita alimentarse, y ese alimento le llega a través de la sangre (como al resto de los órganos). Y como ya he comentado, en un adulto los vasos sanguíneos son estables. Entonces el tumor lo que hace es promover la angiogénesis de los vasos que tenga cerca. Las células tumorales y las no tumorales que lo acompañan, lo que harán será segregar unas proteínas (son los factores angiogénicos) provocando que los vasos colindantes se empiecen a ramificar y a expandir hacia y en el tumor. Además a través de esos vasos sanguíneos también será capaz de empezar la colonización de nuevas áreas, proceso que comúnmente conocemos como metástasis.

Pasos seguidos por el tumor para hacerse con los servicios de los vasos sanguíneos. Figura retocada de  Siemann DW., Vascular targeting agents. Horizons in Cancer Therapeutics: From Bench to Bedside. 2002;3(2):4-15

Pasos seguidos por el tumor para hacerse con los servicios de los vasos sanguíneos. Figura retocada de Siemann DW., Vascular targeting agents. Horizons in Cancer Therapeutics: From Bench to Bedside. 2002;3(2):4-15

Esto hace que los vasos sanguíneos tumorales sean unas dianas terapéuticas ideales ya que:

  1. sólo se dividen en los tumores, no en el resto del cuerpo (parte de las terapias contra el cáncer van contra células en división)
  2. no están mutadas como las células tumorales, haciéndolas estables y no proclives a desarrollar resistencias

Los primeros experimentos que se realizaron en el laboratorio con sustancias antiangiogénicas fueron muy esperanzadores. Los ensayos en modelos animales de cáncer (ratones a los cuales se les inyectan células humanas cancerígenas, o ratones que están manipulados genéticamente para desarrollar tumores) fueron muy bien, reduciendo o incluso haciendo desaparecer completamente los tumores.

Así pues, con estos resultados se pasó a los ensayos clínicos, y aquí es donde llegó la jarra de agua fría. Se observó que sólo una pequeña parte de los tipos de cáncer respondían a la terapia antiangiogénica. Que la respuesta era normalmente parcial. Y que, aunque se había postulado que no desarrollarían resistencia a la terapia, existían casos en los que sí.

¿Y por qué estas diferencias entre los resultados obtenidos en los modelos animales con la clínica?.

En los ratones, los tumores se desarrollan en un espacio de tiempo muy corto si se compara con el tiempo que pueden tardar en desarrollarse un cáncer en humanos. Sólo la esperanza de vida del ratón es 52 veces menor que la del hombre (humano=78 años, ratón=1,5 años). Cuando un paciente llega al médico con molestias, posiblemente esté en un estadio avanzado del desarrollo tumoral, y ese tumor lleve evolucionando y desarrollándose años. A un ratón se le desarrollará como mucho en 1 año, pero hay experimentos en los que los tumores en los animales se desarrollan en 15 días. Las diferencias son evidentes, ya que los tumores en los ratones, debido a su metabolismo, se dividen con más rapidez. Así la angiogénesis también posee características diferentes en los ratones, haciendo que sea más rápida y agresiva, haciendo que sea más sensible a la terapia antiangiogénica.

La creación de resistencias viene porque los tumores al quedarse sin una parte de los vasos sanguíneos por culpa de la terapia antiangiogénica, crean un entorno con una concentración baja de oxígeno (hipóxico). Esto provoca que segreguen más sustancias angiogénicas que pueden enmascarar los efectos de la terapia. O a través de otros mecanismos que implican a la plasticidad tumoral.

Se está observando es que estas terapias se pueden combinar con otras que se enfoquen en bloquear uno de estos mecanismos de resistencia. Entonces la efectividad de las terapias combinadas es superior a la del uso de una de ellas en solitario. La investigación básica debería encaminar sus esfuerzos en buscar dichos mecanismos de resistencia para poder así crear combinaciones que resulten mucho más efectivas.

 
National Geographic Oferta

Anuncios

Acerca de Antoni Torres Collado

Siempre me gustó la ciencia, era fan de "Erase Una Vez: la Vida" y de "el Mundo de Beakman". Mi primer libro de cabecera fué "Cosas y Casos" y "Las Aventuras del Coronel Mc Mister". Así que escogí el lado oscuro. Me gradué en Biología, especialidad de microbiología en la Universitat Autònoma de Barcelona en el 2000, y empecé el doctorado en Inmunología y Biología Celular en el Hospital Universitari de Sant Pau i la Santa Creu de Barcelona. Lo terminé a finales del 2007 en el Hospital de la Vall d'Hebron de Barcelona con una tesis sobre proteasas y cáncer, para empezar una estancia postdoctoral en Los Angeles (California) en los campos de angiogénesis, cáncer, desarrollo e inmunoterapia. Actualmente resido de nuevo en Barcelona.
Esta entrada fue publicada en cáncer y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La angiogénesis: esa gran desconocida.

  1. artcapsules dijo:

    Muy interesante! Queremos saber más sobre qué terapias se investigan hoy en día, y sobretodo, qué terapias nos venden como efectivas y realmente no tienen ninguna base científica 🙂

    Me gusta

  2. perlita1 dijo:

    Este post me ha parecido realmente interesante.
    Una consulta: al trabajar los brazos con pesas, ¿se crean vasos sanguíneos al aumentar la masa muscular?
    Yo he leído varios artículos sobre estas investigaciones sobre cómo quitarle vasos sanguíneos a un tumor…y me gustó tu explicación sobre lo que ocurre en ratones, a diferencia de en humanos.

    Me gusta

¿Se te ha comido la lengua un minino?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s