Excalibur: ¿cabeza de turco o mala gestión?

Han corrido ríos de tinta sobre el caso del perro de Teresa Romero, Excalibur. Ha sido un tema que ha desatado pasiones. Como siempre, la información ha llegado al público con cuentagotas, de manera inconexa y con poco fundamento científico. No entraré a valorar directamente si se le debería haber aplicado eutanasia a Excalibur, pero intentaré hacer una recopilación de datos que nos ayude a sacar a nosotros mismos nuestras propias conclusiones.

Parece clara la implicación de ciertos primates y de los murciélagos frugívoros en la transmisión del virus del Ébola a los humanos, siendo los murciélagos los supuestos animales que acarrean el virus de manera asintomática (los huéspedes) aunque esto no dejen de ser conjeturas, ya que no se ha encontrado virus en ellos (aunque si han dado positivo por PCR -se ha encontrado material genético del virus- y pruebas serológicas -detectan anticuerpos o el antígeno-). Se supone que la infección al hombre viene de comer carne infectada o de ponerse en contacto con otros fluidos de animales portadores del virus.

Que los perros se infectan con Ébola parece ser un hecho bastante claro. Muestras recogidas en las diferentes epidemias de Ébola, han encontrado hasta un 30% de casos positivos en perros. No se ha encontrado ningún perro muerto que diera positivo al virus, al contrario de cerdos y monos, aunque la muestra era pequeña, ya que solo se analizaron 6 carcasas (animales muertos). Aquí podéis leer el estudio del que he sacado los datos (en inglés). Es un metaestudio: un estudio que recopila la información de otros estudios, agrupándolos e intentando darles una homogeneidad.

Este artículo indicando los tipos de patógenos y las medidas de seguridad que tomar para el personal y el medio ambiente indica que los patógenos del grupo 4 son aquellos que provocan enfermedades graves humanas o animales, pudiendo presentar un elevado riesgo de contagio en la comunidad o en las poblaciones animales y de las cuales no existe ni profilaxis (vacunas) ni tratamiento. En esta categoría estaría incluido el Ébola. En Madrid existe una instalación que posee un nivel de biocontención BSL-3 (los niveles de biocontención indican que medidas de seguridad debe tomar el personal y la instalación para poder manejar con seguridad patógenos (van de menos a más, del BSL-1 al BSL-4) para uso veterinario, que es el Centro de Investigación en Sanidad Animal (CISA) de Valdemoros (Madrid). En dicho centro tienen dos laboratorios de nivel NSL-4 (pinchad aquí para ver el folleto del CISA). A mi entender, y según la OIE, es posible que se refieran a dos laboratorios BSL-4 (no he sido capaz de encontrar la nomenclatura NSL en ninguna parte). Entonces estos laboratorios están preparados para poder trabajar con los agentes infecciosos más peligrosos o exóticos.  Es cierto que estamos hablando de laboratorios, y no de estabularios, que son las instalaciones anexas al laboratorio donde se mantiene y cría a los animales. En este caso, la instalación de Valdemoro es un BSL-3. En este artículo en El País, el catedrático José Manuel Sánchez Vizcaíno de Sanidad Animal en la Universidad Complutense de Madrid comenta que era necesario aplicar eutanasia a Excalibur “…porque no había donde meterlo” y se explica que no existían instalaciones para manejar al perro. Aquí yo agregaría que tampoco existían instalaciones para manejar a pacientes con Ébola (recordemos que el Carlos III es un P3).

Aquí nos volvemos a encontrar con un mal endémico en esta enfermedad: la falta de investigación básica, necesaria por ejemplo para poder conocer  si existe contagio de los animales domésticos al hombre (los que en este caso parecen más interesantes para el estudio, ya que viven en proximidad con el hombre durante las epidemias). Incluso no se sabe si existe infección entre perros. De hecho no se sabe si los fluidos corporales de los perros, o sus excrementos llevan carga vírica. Haber mantenido en cuarentena a Excalibur hubiese supuesto una oportunidad única para poder responder a estas y a más preguntas. ¿Oportunidad perdida para que nuestros investigadores se hubieran apuntado un éxito, y poder optar a más y mejor financiación, al tener en sus manos al primer can supuestamente infectado por el Ébola en el mundo occidental?, ¿se le podrían haber sacado unas muestras al animal para analizarlo y saber si estaba contagiado?, y si era al final necesario sacrificarlo, con el animal ya muerto, ¿no se podrían haber sacado unas muestras para poder analizarlas y así sacar conocimiento del sacrificio de Excalibur, y poderlo poner en el Olimpo de los perros como Laika y otros muchos?

Laika, la perrita espacial

PS, hay otra epidemia en curso en la República del Congo, que no está directamente relacionada con la de África Oriental, y la cual los medios no hacen ni caso. Llevan 49 muertos de 68 casos, lo que equivale a un 72% de mortalidad. Observando los partes, parece que está bastante controlada, pero vamos, que la otra ya se nos fué de las manos. En la OMS corre un informe preliminar que pinta a que rodarán cabezas (aquello de depurar responsabilidades, dimisiones y destituciones, una cosa que en este país, sólo las vemos en la gran pantalla).
National Geographic Oferta

Anuncios

Acerca de Antoni Torres Collado

Siempre me gustó la ciencia, era fan de "Erase Una Vez: la Vida" y de "el Mundo de Beakman". Mi primer libro de cabecera fué "Cosas y Casos" y "Las Aventuras del Coronel Mc Mister". Así que escogí el lado oscuro. Me gradué en Biología, especialidad de microbiología en la Universitat Autònoma de Barcelona en el 2000, y empecé el doctorado en Inmunología y Biología Celular en el Hospital Universitari de Sant Pau i la Santa Creu de Barcelona. Lo terminé a finales del 2007 en el Hospital de la Vall d'Hebron de Barcelona con una tesis sobre proteasas y cáncer, para empezar una estancia postdoctoral en Los Angeles (California) en los campos de angiogénesis, cáncer, desarrollo e inmunoterapia. Actualmente resido de nuevo en Barcelona.
Esta entrada fue publicada en Virus y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

¿Se te ha comido la lengua un minino?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s